Tipos y clases de riesgos laborales

tipos de riesgos laborales

  En nuestra vida diaria, los seres humanos constantemente nos encontramos expuestos a diversos tipos de riesgos que ponen en peligro nuestra salud y nuestra vida. En nuestro entorno laboral, es imprescindible reducir nuestra vulnerabilidad y esto se logra a través de la contratación de una Administradora de Riesgos Laborales.

La prevención de riesgos laborales se puede definir como aquellas técnicas, procedimientos y medidas que se adoptan y aplican dentro de un ambiente de trabajo. Esto se hace con el objetivo de minimizar o reducir al máximo la probabilidad de que un trabajador sufra algún daño a causa de la actividad laboral que realiza.

Entre estas estrategias, es imprescindible que se realice una evaluación de los posibles riesgos laborales y se tomen las medidas necesarias para reducirlo. Además, se debe diseñar un plan de formación y capacitación de los trabajadores ante estos, y dicho plan se ejecute y se le haga el seguimiento del cumplimiento y la evaluación y reajuste necesarios.

Clasificación de los riesgos laborales

Sabemos que existen varios tipos de riesgos laborales que pueden afectar el desempeño y la salud de los trabajadores, y por consiguiente la productividad de la empresa. Estos incluso pueden ocasionar pérdidas de vidas, daños en infraestructuras o en bienes materiales e inmuebles, causando también grandes pérdidas de dinero, pero… ¿Cuáles son estos tipos y clases de riesgos laborales?

clases de riesgos laborales   Los riesgos laborales se pueden dividir en 7 clases diferentes. A continuación describiremos en qué consisten y de qué forma pueden prevenirse eficazmente.

1. Riesgo Químicos

Son aquellos que se producen por la exposición indebida a agentes o procesos químicos. La gravedad de los efectos o de las consecuencias producidas por este tipo de riesgo, estarán asociadas a la naturaleza de las sustancias químicas, concentración, y periodo de exposición a las mismas. Siendo así que los daños que pueden causar van de corto plazo a irreversibles.

Estos se producen pueden ser alergias, asfixias, irritaciones, virus, cáncer, entre otros y son causados por ingestión, absorción, inhalación, contacto y exposición…

Podemos clasificar los riesgos químicos de la siguiente forma:

  • Tóxicos
  • Corrosivos
  • Explosivos
  • Comburentes
  • Inflamables
  • Extremadamente inflamables

Para prevenir los riesgos químicos se deben tomar acciones en cuanto a:

  • Los focos contaminantes. Cambiando productos o limitando el proceso.
  • El medio. Limpiando y ventilando.
  • El empleado. Formándolo, rotándolo, aislándolo y brindándole protección.

2. Riesgos físicos

Estos son aquellos riesgos que se producen por la generación de diversos tipos de energía y que pueden afectar negativamente a las personas que se encuentren expuestas a ellas directa o indirectamente. Entonces, podemos decir que este tipo de riesgos se pueden clasificar según la energía de la que se derivan, de la siguiente forma:

⚠️ Por Energía Mecánica

Entre estos destacan los ruidos fuertes y constantes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los seres humanos pueden soportar hasta 55 decibeles sin que esto cause algún daño. Se considera entonces que los ruidos mayores a 60 decibeles pueden ser perjudiciales para la salud, más aún si sin constantes. Pueden causar pérdida parcial o total de la audición y otros problemas de salud derivados.

En ese sentido, se recomienda que si en un ambiente laboral existe ruido mayor a 60 decibeles, se tomen medidas como el uso de protectores de oído. Además se sugiere que se consideren turnos de trabajo donde los trabajadores no permanezcan expuestos a ellos durante demasiado tiempo continuo.

Otros riesgos son causados por las vibraciones, las cuales pueden causar daños en las articulaciones, extremidades e incluso en la circulación sanguínea. En este caso se sugiere minimizar al máximo posible la intensidad y frecuencia de las vibraciones y promover pausas de trabajo.

⚠️ Por Energía Eléctrica

Una deficiente o excesiva iluminación dentro del espacio de trabajo, o en los equipos que son usados por los trabajadores, pueden causar graves daños en la vista y otras consecuencias en su salud, como deslumbramiento, dolores de cabeza y accidentes por caídas y tropiezos entre otros.

Lo ideal es mantener el ambiente de trabajo con una iluminación adecuada y revisar constantemente el buen funcionamiento de las fuentes de energía eléctrica. En el caso de los computadores, estos deberían contar con algún protector de pantalla y regular la intensidad del brillo y del contraste en los niveles recomendados. Además, los trabajadores deberían tomar pausas en su uso.

⚠️ Por Energía Electromagnética

Aunque no se perciban en el ambiente, las radiaciones ionizantes y no ionizantes pueden alterar el estado físico de los trabajadores. Estos suelen causar daños corto y a largo plazo como quemaduras y graves enfermedades como cáncer. Por esto se debe realizar mantenimiento preventivo y correctivo a los equipos, usar protección adecuada y limitar la exposición de los trabajadores ante este tipo de energía.

⚠️ Por Energía Calórica

Las temperaturas extremas, altas o bajas, pueden causar serias reacciones adversas en los trabajadores. Por ejemplo si son muy bajas pueden causar alergias, congelación, disminución de la destreza manual entre otras. Si la temperatura es muy alta, causa deshidratación, mareos, calambres, incluso hasta subidas de presión, desmayos o ataques cardíacos.

3. Riesgos ergonómicos

Son aquellos que se originan por factores biomecánicos, debido a la mala ergonomía durante la actividad laboral. La adopción de malas posturas al sentarse, cargar peso o realizar cualquier movimiento durante el trabajo, puede desencadenar diferentes problemas físicos como luxaciones, desgarramientos, torceduras, fracturas entre otros.

Estos ocasionan malestar a corto plazo y diversas enfermedades y son causados específicamente por:

  • Posturas forzadas
  • Movimientos repetitivos
  • Manipulación de carga
  • Levantamiento
  • Empuje y arrastre
  • Transporte

Estos se pueden prevenir formando a los trabajadores en la realización correcta de sus actividades y posturas adecuadas. El uso correcto de equipos y maquinarias y establecer pausas activas durante la realización de las actividades.

4. Riesgos Biológicos

Estos son los que se derivan de la exposición de diversos macro y microorganismos, como las infecciones crónicas o agudas producidas por virus, bacterias y protozoos. También pueden ser las enfermedades ocasionadas por hongos. También pueden producir alergias o toxicidad. También se incluyen aquí las picaduras y mordeduras por cualquier animal.

En los lugares de trabajo donde existe riesgo biológico, la transmisión se puede dar de persona a persona, de animal a persona o a través de objetos, instrumentos, maquinarias o material contaminado.

Estos además representan varios niveles de riesgos:

  1. Primer nivel. Existe poca probabilidad de que produzcan enfermedades.
  2. Segundo nivel. Existe bajo riesgo de que se propague y se puede tratar sin complicaciones.
  3. Tercer nivel. Aunque se puede tratar, existe mayor riesgo de afectar fuertemente la salud el trabajador y propagarse.
  4. Cuarto nivel. Es el nivel de riesgo más elevado, puede causar graves daños, propagarse a gran escala y sin que exista tratamiento.

Para minimizar la vulnerabilidad ante este tipo de riesgos, es imprescindible la vacunación, uso correcto de equipos de seguridad, y en especial correcto uso de materiales y manejo de desechos tóxicos.

5. Riesgos Psicosociales

Es aquel que se producen por un diseño, organización y dirección deficiente en el ambiente laboral, además de un entorno negativo. Estos pueden ocasionar desde estrés, ansiedad y depresión, hasta malestar físico como agotamiento, dolor de cabeza, problemas cardiovasculares y trastornos de alimentación, entre otros.

Estos pueden ser:

  • Acoso laboral
  • Acoso sexual
  • Violencia laboral
  • Física
  • Psicológica
  • Inseguridad contractual
  • Mala organización laboral

La eficiente gestión, organización y evaluación de las tareas, la promoción de un entorno social y laboral equilibrado, ameno y agradable, y la garantia del cumplimiento de unas buenas condiciones de trabajo, tanto contractuales como de espacio físico, son fundamentales para mitigar este tipo de riesgos.

Esto se puede lograr con una buena dirección, liderazgo, comunicación empática y asertiva, establecimiento de reglas claras y el respeto a los deberes y derechos de los trabajadores. Además de la eficiente mediación y resolución de conflictos.

6. Riesgos Mecánicos

Son aquellos que se derivan del uso de equipos, herramientas, maquinarias, vehículos o dispositivos de elevación dentro del lugar de trabajo. Este tipo de riesgo se puede clasificar de la siguiente forma:

  • Por aplastamiento.
  • Por arrastramiento.
  • Por cizallamiento.
  • Por sólidos, debido a fuertes impactos por expulsiones bruscas.
  • Por otros riesgos mecánicos, como cortes, fricción, perforación y enganche.

En general, las medidas a tomar se deben centrar en el mantenimiento preventivo y correctivo, de las herramientas, instrumentos, equipos, maquinarias, vehículos, etc, así como el correcto uso de equipo de protección adecuado y el correcto manejo de los mismos.

Además, se deben tener en cuenta las medidas de seguridad como una correcta postura, distancia prudencial, horas de uso, entre otras.

7. Riesgos ambientales

En último lugar deberíamos incluir también a los riesgos ambientales, los cuáles se derivan de la ocurrencia de los fenómenos naturales o por la acción antrópica. Aunque los desastres socionaturales no se pueden predecir, sí se pueden pronosticar.

⚠️ Naturales

  1. Geológicos. Como lo son los sismos, tsunamis, erupciones volcánicas…
  2. Meteorológicas Como las inundaciones, olas de calor, tormentas, huracanes, ciclones, tornados, sequías, incendios naturales, granizo…
  3. Hidrogeomorfológicos. Aludes torrenciales, desprendimientos, deslaves…
  4. Biológicos. Son provocados por circunstancias especiales dentro del reino animal, pero de una forma u otra afectan al hombre.

⚠️ Antrópicos

Son aquellos que se derivan de la intervención del hombre en la naturaleza. Frecuentemente puede producir alguno o varios tipos de contaminación:

  • Sónica
  • Del suelo
  • Atmosférica
  • Del agua

Aunque puede que resulte imposible detener la ocurrencia de los fenómenos naturales, podemos estar prevenidos para ser menos vulnerables a su impacto. En este sentido, se recomienda hacer del conocimiento de los trabajadores los planes de emergencia y desalojo en caso de ocurrencia de estos.

 

Artículos relacionados